La última semana de octubre estuvimos con nuestro trabajo en la Ventana de la Cebada, un espacio que se alquila por semanas a diseñadores y creadores.

Durante esa semana, muchos fueron los que se interesaron por nuestro trabajo, gente de paso, los vecinos del barrio, los turistas… pero algo que desconoce la mayoría es lo efímero de la propuesta, pues cada semana la tienda cambia de contenidos.

Esto es lo que le pasó a  Elena, fue  a buscar un  pulsera para regalar a una amiga y… ¡ ya no estábamos allí!
Nos llamó por teléfono, quería regalar una pulsera concreta y ya no daba tiempo a la entrega, además de estar agotada en la web. A pesar, de estos contratiempos, lo tenía tan claro que decidió esperar a que le hiciéramos una para regalar a su amiga.

Aquí el wassap se hace protagonista, pues a a través de los mensajes fuimos concretando todos los detalles.

 

Finalmente, la amiga de Elena, recibió la pulsera y quedó encantada, Elena satisfecha de hacer el regalo que quería y nosotras felices de haber hecho realidad su deseo.

Las nuevas tecnologías nos acercan, hacen posible que nos comuniquemos fácilmente, aunque estemos a km. de distancia. Para nosotras son una herramienta básica.

Y tu ¿ has hecho alguna compra a través del wassap?, cuéntanos tu experiencia.